03 noviembre 2006

"Impronta" y ¿Educación?¿Ladrillos en el Muro?, Mario Julio Gambra (Chile)

"The Wall"
Educación No-Coercitiva
Hoy por hoy, en la Red casi no existe información sobre el profesor Mario Julio Gambra Órdenes; lo único que he podido encontrar es un artículo en un periódico de Panamá.

Copio a continuación de éste, uno suyo sobre su teoría educativa no coercitiva, sus logros en el terreno de la estimulación temprana en niños y su trabajo como pedagogo en Chile y el mundo.

Como toda opinión la suya es discutible; sin embargo su esfuerzo y tenacidad merecen destacarse. Hace muchos años tuve la oportunidad de conocerlo a él y a sus teorías, las que sin duda alguna me permitieron acceder a una visión más amplia del hombre. En un futuro cercano espero poder publicar una crónica sobre lo vivenciado, así como una crítica personal acerca de su Sistema.

Creo importante dar a conocer sus ideas sobre la formación de los niños y las implicancias que éstas podrían tener en el tema "grupos-con-comportamiento-destructivo" y la explotación del hombre por el hombre.

Juan Contreras Bustos

"SUPERDOTADOS, UN RETO EDUCATIVO
Ariel González G. Psicólogo industrial y docente

Hace un año escribí un artículo sobre la tragedia de los superdotados panameños. En aquella oportunidad recibí, en mi casilla electrónica, mensajes de varios países y de muchos panameños. No obstante, me parece que insistir en el tema no está de más. En esta ocasión, me refiero a la actitud y conducta del Estado en cuanto a lo que se necesita hacer en esta materia tan importante y crucial para el desarrollo del país. Una gran cantidad de países del mundo entero, hace mucho tiempo, tomó las decisiones y las iniciativas, que con el pasar del tiempo, han empezado a dar extraordinarios frutos. Entre tales países, del contexto latinoamericano se encuentra Chile.

En el año 1964, el Dr. Mario Julio Gambra, funda el Instituto-Piloto en Educación de Superdotados, con el nombre de "Brotherly College for Gifted Children", hoy "Instituto de Superdotados de Chile".

Este plantel nace con el fin de investigar, experimentar y dar atención educacional adecuada a niños y jóvenes superdotados, con la absoluta y ferviente convicción de que esta acción fructificaría en beneficio de la sociedad del futuro.

La labor tesonera del Dr. Gambra, pronto rebasó los límites de su país, para alcanzar a otras naciones. En tal sentido, Colombia, Argentina, Brasil, México, Venezuela, Ecuador, Cuba; y entre otros, Canadá y Estado Unidos que disponen de leyes especiales dirigidas al desarrollo de políticas e instancias para el estímulo y apoyo a la superdotación y al talento.

¿Pero, qué ha pasado en Panamá? La realidad nos dibuja un espectáculo de verdadera calamidad. Hace unas décadas se desarrollaron importantes programas, dentro de algunos planteles, como el Fermín Naudeau y el Instituto Panameño de Habilitación Especial, con muy buenos resultados, pero de una efímera duración. Cuando algunos legisladores o políticos se enteraron de las bondades de tales programas, no fueron pocos los que madrugaron para matricular a sus hijos allí, como si por el hecho de ser legisladores, dicha condición les confiriese, necesariamente, la virtud de la genialidad a sus hijos. Tales actitudes terminaron por abortar el programa y hace más de 15 años, oficialmente, no se tiene ninguna disposición ni se gerencia ninguna iniciativa al respecto.

Desde entonces, miles de niños, niñas y jóvenes bregan aburridos y cabizbajos de salón en salón; y muchos de ellos, por falta del apoyo y asesoramiento oportuno, terminan abandonando el sistema educativo, convirtiéndose esta situación en un verdadero desperdicio para Panamá y el mundo.

¿Qué les ofrece el sistema? ¿Por qué no desarrollar una alternativa para, quizás, el 2% de nuestra niñez y juventud en edad escolar? Pero es que un planteamiento como éste, no deja de ser controversial. Entre otras razones, por las mismas aprehensiones que se erigieron cuando se debatió la creación del IPHE. En aquel entonces, se señalaba que pocos serían los padres que enviarían a sus hijos con alguna discapacidad, por el temor a ser socialmente recriminados o que enviar a sus hijos allí, les ocasionaría enfrentar situaciones muy embarazosas y emocionalmente indeseables.

Hoy, cuando han pasado varios lustros, el prestigio de esta noble institución alcanza mares y fronteras. Miles de niños y niñas, con diversas discapacidades, a cargo de dedicados y especializados profesionales y docentes, han recibido allí el cariño y la formación que los ha integrado laboral y socialmente a la sociedad en condiciones muy favorables. ¿Qué es lo que, con esta experiencia, no se podría hacer para nuestros superdotados y talentosos? La creación del Instituto Panameño para la Superdotación y el Talento llenaría un vacío de décadas.

La situación no puede ser más lamentable. Cuando un niño superdotado o talentoso asiste a una clase de gran heterogeneidad pierde tristemente su motivación, y si medimos lo que ha aprendido, al finalizar el año lectivo, con respecto a lo que había aprendido, la diferencia es proporcionalmente negativa. Los padres saben que su hijo aprende, todo, con una gran rapidez no importando el tipo de curso, y que lo deseable sería que pudiese llevar un currículo que retase sus aptitudes y habilidades en un plan equilibrado y con un cuerpo docente especializado. Pero estamos lejos de contar con una respuesta satisfactoria, al respecto.

En este tema, las iniciativas y las ideas sobrarían. Estoy plenamente seguro, sobre todo cuando en el ámbito internacional existe un gran desarrollo y experiencia el manejo de este problema. A guisa de ejemplo, destacada la labor del Dr. Mario J. Gambra, a quien he citado en este artículo, y de numerosas experiencias y aportes. El Dr. Gambra, chileno, fue el fundador, en 1964, del Instituto de Superdotados de Chile, fundador de la Asociación Latinoamericana para el Desarrollo Integral del Superdotado (ALADIS) y presidente, hasta su muerte en 1999, del Consejo Mundial de Superdotados. Desconozco si Panamá pertenece a estos organismos y si existe algún plan avanzando en este sentido. Si no pertenece, bien nos haría afiliarnos.

Como un dato interesante y para ponderar la importancia del tema, del 1 al 5 de agosto se celebrará en Adelaida, Australia, el XV Congreso Mundial de Niños Superdotados y Talentosos, en el cual participarán cientos de investigadores y responsables de institutos, centros y programas especiales, representando a más de 120 países. Bien nos haría, también alinearnos con esta importante tarea. Una ley sobre esta materia le permitiría a la Asamblea Legislativa reivindicar su imagen ante la comunidad nacional. Según una fórmula matemática del Consejo Mundial de Superdotados, se estimaría que en nuestro sistema educativo formal, podríamos tener, aproximadamente, entre 2 y 3% de superdotados y talentosos, actualmente sumidos en el tedio y en espera de atención."

El Panamá América-Epasa-13.abril.2003

LA ECOXNACIÓN DE PÁRVULOS SUPERDOTADOS
Mario Julio Gambra O.

ÍNDICE DE MATERIAS

-ECOXNACIÓN: Un proceso evolutivo-volitivo.
-De las conexiones de las células nerviosas cerebrales.
-Los vitales efectos de los estímulos externos.
-El inquietante “imprinting”.
-Evolución de la delimitación del concepto de superdotado. ¿Qué es y cómo es el niño superdotado
-SUPRAXIA: Con miras a un desarrollo integral superior.
-Urgente necesidad de los “Jardines Escolares para párvulos superdotados”.
-La actitud de España en torno a la educación de superdotados.

LA ECOXNACIÓN DE PÁRVULOS SUPERDOTADOS
Durante una primera etapa, en nuestra larga investigación, experimentación y labor docente con niños y jóvenes superdotados, nos sentíamos entrabados- en el accionar, en nuestro pensamiento y creatividad- porque no acertábamos a sustraernos suficientemente al condicionamiento que había marcado, en nuestra propia formación, el sistema tradicional de educación, a su paso por él.

Y, pese a la rigurosísima selección que se practicaba con los colaboradores que se integraban, cuando se incorporaban nuevos docentes u otro tipo de especialistas comprobábamos cuan difícil resultaba para ellos cambiar su visión, su enfoque, acerca del significado profundo del “proceso educar”. Ello se reflejaba en todo el ámbito de la atención de alumnos e impedía la erradicación de ciertas prácticas tan arraigadas en la acción educativa común y que se contraponen con la naturaleza de estos niños superdotados.

Todos coincidíamos en cuanto a que “no se debía seguir educando”-es decir, en las direcciones y formas conocidas hasta el momento- sino que el proceso todo debía ser fundamentalmente distinto y, en algunos aspectos, definitivamente a la inversa. Sin embargo, al llevar a la práctica estas maduradas ideas, inconscientemente (por condicionamiento), de alguna forma se iba retornando, cayendo en las prácticas comunes. Es decir, se seguía “educando”. Finalmente, tuvimos que adoptar una decisión audaz y drástica y que representó solución plena a ese fundamental impasse. Nos decidimos por atacar el origen del problema. Es decir por erradicar, proscribir el término “educar” y substituirlo por un concepto nuevo que representara fielmente a nuestro “diferente proceso para el desarrollo integral superior”.

Así nació el término “ECOXNACIÓN, el cual además provocó- junto con otros nuevos conceptos aportados por nosotros- el nacimiento del Léxico Técnico Especial para el área de atención especializada a superdotados. Área que, curiosamente, aún no contaba con un léxico técnico.

ECOXNACIÓN: UN PROCESO EVOLUTIVO-VOLITIVO

“Ecoxnación” es un concepto que substituye al término “educación”, por la imperativa necesidad de desarrollar más perfectiva, integral, superiormente al hombre. Se hace impostergable la substitución del concepto “educar”, por su origen en época ya remota y por el peso de cambiantes realidades que los han desvirtuado.

“Educar”, en la actualidad, lleva implícita o aparejada la acción de “formar, habituar, condicionar, adiestrar, moldear- en suma- de MANIPULAR, la más noble materia de la Creación, es decir, los sentimientos, la sensibilidad, el raciocinio, el pensamiento, etc., del niño”; sin respetar su derecho inmanente a su individualidad. Formándolo de acuerdo a un padrón dado o a imagen y semejanza de sus mayores, de manera innatural, artificial, “desde el exterior hacia el interior” del niño. Cercenando, de paso, muchas de sus naturales cualidades- entre otras la VITAL CAPACIDAD CREADORA- y bloqueando, sin advertirlo, vías por las cuales debían aflorar naturalmente, potencialidades y valores superiores.

ECOXNAR significa: “Activar, desarrollar y hacer aflorar- natural, armónica e integralmente- virtudes, valores, dotes y potencialidades del niño, que están latentes, que son inherentes a él por su propia condición humana”. Técnicamente, ésto se logra a través de de procesos evolutivo-volitivos procesos racionales que activan la propia voluntad de desarrollar y aflorar la dotación potencial. Estos efectos sólo se obtienen por medio de motivaciones y estímulos auténticamente NATURALES, REALES Y OPORTUNOS (no son los tradicionales, es decir, aquellos que recibe el niño cuando es “educado”).

En un enfoque científico, digamos que la ECOXNACIÓN provoca el establecimiento TEMPRANO Y SUPERIOR de ramas de conexiones entre las células nerviosas cerebrales, por medio de estímulos externos que enriquecen la interna dotación del individuo. Por lo anteriormente expuesto y por las materias que veremos a continuación, es que establecemos que el superdotado no puede ni debe ser “educado” sino ECOXNADO. Más aún si se trata de párvulos superdotados. Es por ello que estamos tratando esta temática bajo el título de ECOXNACIÓN DE SUPERDOTADOS y, a propósito, no hemos utilizado el término “educación”.

DE LAS CONEXIONES DE LAS CÉLULAS NERVIOSAS CEREBRALES

El período más importante, decisivo, para el desarrollo integral superior del niño, va desde su nacimiento y hasta los 3 ½ años de edad. Investigaciones en fisiología cerebral, en educación de superdotados y en numerosas otras áreas, demuestran que es en esta primera infancia en la cual reside el mejor período para la absorción de información y para el desarrollo integral, la intensidad del cual o será jamás alcanzada en todo el resto de la existencia del individuo. Prontamente después del nacimiento- y a medida que el cerebro va madurando- las células nerviosas extienden “ramas” las cuales se conectan con otras células nerviosas, con tal rapidez que en los primeros 6 meses de vida del bebé, su cerebro pesa ya el doble. Alrededor de los 3 años. El cerebro del niño ha alcanzado el 60 % del de un adulto y a los 9 años, su peso alcanza el 95 %.

Al nacer el bebé, tiene la totalidad de los 14 billones de células que conforman el cerebro adulto, pero estas células cerebrales- a diferencia de los animales- no están aún interconectadas. Por el contrario, se necesita de años de vida para que las conexiones se vayan produciendo; como resultante de los estímulos externos que reciba el niño. Esta desventaja inicial es, en realidad, una bendita desventaja pues el hecho de que estas conexiones se produzcan después de nacido y durante años permite que las conexiones cerebrales sean más perfectas, superiores y más numerosas, gracias al universo de estímulos externos.

Es por ello que, en relación a los animales, el hombre desarrolla una inteligencia superior. Más aún- y refiriéndonos a la especie toda- la perfección y el incremento natural de los estímulos que afectan al hombre, activan la evolución constante de la especie humana. Muchos animales nacen con la mayor parte de las conexiones cerebrales ya establecidas y es por ello que sus capacidades no se desarrollan significativamente en el resto de su existencia. Los bebés de monos, por ejemplo, a la semana de nacidos pueden desarrollar las mismas acciones de un mono adulto. El cerebro de un niño, en cambio, es mucho menos “capaz” cuando está recién nacido. Dependerá de la cantidad, de la calidad y de la OPORTUNIDAD de los estímulos externos que reciba el niño en sus primeros años, el ivel que sus capacidades y cualidades alcanzará.

LOS VITALES EFECTOS DE LOS ESTÍMULOS EXTERNOS

Los estímulos que el entorno proporciona al bebé humano, al provocar el establecimiento de conexiones entre las células cerebrales, hace que el cerebro empiece a funcionar en muchos diferentes caminos. De manera muy superior al más perfecto- digamos mejor “casi inimaginable”- computador, dotado de 14 billones de transistores por conectar. ¡Que dispone de años para establecer y para perfeccionar sus conexiones infinitas! ¡Y que, además, es capaz de programarse a sí mismo!. Veamos, sin embargo- ¡Con qué despreocupación!, ¡Con cuanta inconsciencia!- atienden los sistemas educacionales a esta suprema maravilla de la naturaleza, aún en la actualidad, pese a encontrarnos ya en los umbrales del siglo XXI.

Normalmente, enfocan los mayores esfuerzos en enseñar a niños cuyos cerebros están casi completamente desarrollados- esto es- con conexiones cerebrales imperfecta o incompletamente establecidas o, simplemente, no establecidas oportunamente. El proceso educativo, generalmente, llega después del momento ideal para las conexiones. Viene, en forma tardía, a pretender establecer estas ramas de conexiones. Las explicaciones para intentar justificar este gravísimo error, abundan: ¡No es bueno adelantar o acelerar al niño!, dicen muchos padres- ¡o tiene aún la madurez necesaria para enseñarle esas materias!, argumenta la mayoría de los profesores- ¡No tiene aún la edad reglamentaria para ingresar a ese Curso! o, ¡No tiene edad para adelantar un Curso!, dictaminan los Directores de Establecimientos Educacionales.

La verdad es que, aunque es delicado acelerar incontroladamente al niño, INFINITAMENTE MÁS PERJUDICIAL ES FRENARLO Y RETARDARLO.

Las posturas actuales de los sistemas comunes de educación, a este respecto, apuntan sin advertirlo “al retardo del momento oportuno para las conexiones de las células nerviosas cerebrales”. No negamos que el sistema educacional actual entrega estímulos, pero sí afirmamos que ellos son estímulos tardíos. Lo cual se traduce en pérdidas- casi siempre definitivas- de las capacidades naturales enormes del cerebro humano. Se han registrado muchos casos de niños privados de todo estímulo externo y solamente alimentados. Si esta situación se mantiene por 2 años, por ejemplo, el niño llegará a ser un individuo absolutamente incapaz para responder o aprender. Las propias conexiones internas del cerebro no habían sido establecidas.

Si un chimpancé va a vivir con humanos, aunque sea un recién nacido, no podrá adquirir habilidad de lenguaje humano. Es que su cerebro al nacer está demasiado desarrollado en sus conexiones como para permitirle absorber el impulso del lenguaje. Dicho de otra forma, los circuitos cerebrales del chimpancé están, desde su nacimiento, ya desarrollados sin conexiones para adquirir el complejo lenguaje humano. Si los problemas auditivos de un niño no son descubiertos y corregidos dentro de su primer año de vida, el desarrollo normal del lenguaje será dificultoso. Y esto nos hace, otra vez, poner especial atención a la importancia del estímulo en la temprana niñez y comprender que el estímulo de los sonidos es muy efectivo para los niños. Al respecto, es posible para niños de apenas 4 meses de edad gustar y reconocer determinadas piezas de música.

Esto se produce cuando el niño escucha esa música en forma repetida y así determinado “circuito” se establece en su cerebro. Además, una vez que este circuito está desarrollado, el cerebro queda capacitado para recibir estos impulsos sin resistencia a la repetición del estímulo. Como consecuencia final, este particular estímulo empieza a gustar al niño y él, definitivamente, va a gustar de la música.

Volviendo a la importancia vital del estímulo externo- previo a las conexiones, o para establecer conexiones de las células cerebrales- encontramos que los Institutos para niños superdotados de diferentes naciones nos demuestran experiencias impactantes en cuanto a sus investigaciones, metodología avanzada y desarrollos enormes alcanzados con sus alumnos. En Japón, en cuanto a desarrollo de la inteligencia por ejemplo, se ha creado metodología y materiales de enseñanza que ha permitido desarrollar el C.I. de párvulos superdotados por sobre 20 puntos en sólo 1 año de atención especializada. Más adelante, en este artículo, entregaremos algunos de los muchos casos de niños superdotados que, en más de 20 años de experiencia directa, hemos detectado y desarrollado integralmente por medio del Sistema de Ecoxnación del Profesor Gambra, en el Instituto Piloto para Niños Superdotados de Chile.

EL INQUIETANTE “IMPRINTING”

El fenómeno de “imprinting”ha sido observado en muchas especies animales. El más relevante investigador en esta materia es el Dr. Konrad Lorenz, el austriaco ganador del Premio Nobel. En cuanto al imprinting en animales, vemos un caso ejemplificador observado en un zoológico de Europa. Allí, pavos reales fueron empollados pero debido al frío extremo sólo se pudo mantener con vida a uno solo de ellos. Para salvarlo fue trasladado al calor de la casa de tortugas del Zoo.

Esta ave, un macho, al madurar no tuvo atracción sexual alguna por los pavos reales hembras, sino que fue atraído sexualmente por tortugas. Sucede también con animales caseros que desde su nacimiento viven con humanos, que lleguen a sentir que ellos mismos son humanos y que actúan casi como humanos.

Esto varía bastante cuando son dejados con su propia especie por un período después de nacidos, pues así tienen el “apropiado imprinting”. En los humanos el “imprinting” se produce a través de un más largo período de tiempo. Ello, porque al nacer el bebé su cerebro no está aún tan desarrollado y las conexiones de las células nerviosas cerebrales son numéricamente inferiores.

Entre individuos de una determinada especie animal, en las variaciones de rango de las destrezas, no se presentan las enormes diferencias que se advierten entre los humanos, en cuanto a: inteligencia, talento y capacidad creadora. No es posible encontrar entre aquellos, la distancia sideral que media entre las dotes y capacidad creadora de un Leonardo Da Vinci y las de un bosquimano, aún que éste sea de nuestro tiempo.

Pero, al paso que vamos reflexionando y profundizando en esta materia, empezamos a tomar conciencia acerca de la forma ligera- diría mejor, bárbara- con que se ha estado manejando o produciendo hasta ahora el “imprinting” en el hombre, a partir de su temprana infancia. ¡Qué ejemplos! ¡Qué modelos de conducta les estamos presentando”.

Porque...el imprinting también determina los sentimientos, la moral, los valores y los propios patrones de conducta, en el hombre. Y en ello, lo testimonia la historia que el hombre ha escrito con sus actos, también hay enorme distancia entre el comportamiento de los animales de una misma especie y las diferencias de los hombres entre sí.

No se encuentra entre aquellos, la distancia existente entre los patrones de conducta de un hombre recto y bueno y las acciones de un desquiciado moral. Para mejor visualizar esta perspectiva, bastará con meditar unos instantes en los holocaustos, guerras, crímenes, torturas y crueldades de toda índole que tantos hombres han cometido con toda criatura viviente, aún con su propia especie. Aún con mujeres y ancianos. Aún con niños.

Meditando en esto, hemos titulado el presente párrafo, “El inquietante imprinting”. Es que debe ser motivo de la más profunda inquietud, no sólo la cantidad de estímulos, SINO ESPECIALMENTE la CALIDAD de los estímulos con que estamos produciendo “imprintig” en los niños. De ello dependerá su desarrollo integral superior. No es sólo que se pueda enseñar moral e la primera infancia, sino que es en ese período en que se presenta la única oportunidad para adquirir o conformar una “moral superior”.

Yo sostengo que las capacidades y los patrones de conducta humanos, son muy poco influenciados por la herencia genética. Sí, en cambio, dependen fundamentalmente de los estímulos que recibe el niño después de nacido. Es decir del “imprinting”. Si cuando un niño es muy pequeño es rodeado, impregnado, de buenos estímulos morales e intelectuales, estos impulsos y valores serán asimilados, grabados, y sólo así crecerá para ser “un hombre bueno e inteligente”...el ideal que Einstein siempre buscó. Los bebés están listos para empezar a aprender desde su nacimiento. Y sería bueno que las madres, especialmente, tuvieran en mente que solamente ellas tienen la oportunidad y el privilegio de hacer crecer a sus pequeños “en todos los caminos que ellas sientan que son los mejores”

EVOLUCIÓN DE LA DELIMITACIÓN DEL CONCEPTO DE SUPERDOTADO ¿QUÉ ES Y CÓMO ES EL NIÑO SUPERDOTADO?

El interés por los individuos especialmente dotados ha estado latente desde remotas eras en el hombre. Ya en la antigüedad podemos encontrar intentos por definirlos. En tiempos de Platón se creía que el superdotado “estaba inspirado por Dios, por las musas o por el demonio”. Y esta concepción no evolucionó, en lo absoluto, hasta mucho después de la Edad Media.

Recién en 1869, se puede decir que se inaugura el estudio científico de la sobredotación, cuando Galton publicó su obra “HEREDETARY GENIUS”. Influenciado por la teoría de la evolución de Darwin, formuló Galton la “ley de la herencia ancestral”, en la cual definía al superdotado como “un genio cuyo talento proviene de antepasados, en alguna forma superdotados”.

Los psiquiatras de fines del siglo pasado (XIX), por su parte, aportaron otro concepto. Lombroso, el psiquiatra forense cuyo pensamiento gravitó tanto en su época, en su obra “THE MAN OF GENIUS” publicada en 1891, argumentaba que la genialidad “era una condición anormal y mórbida, cercana y paralela al desorden mental”. Ese mismo año, Nisbet daba apoyo fisiológico a la misma idea e su obra “THE INSANITY OF GENIUS”. Y aún Jung, sin cuidarse de dar una perspectiva más amplia y profunda a su pensamiento, escribió acerca de “el estrecho margen entre una dotación y sus variantes patológicas o mórbidas”.

Con éstos y otros fundamentos, de tanto peso para la época, se fue afianzando un concepto de superdotado: erróneo, deficiente e injusto. El cual, lamentablemente, no ha sido totalmente desterrado hasta ahora, especialmente en personas que no han profundizado suficientemente en estas materias. Ello perjudica, aún en el presente, la imagen del superdotado y dificulta las soluciones para las problemáticas de los niños superdotados. Todavía quedan, hasta profesores que piensan que, al ser superdotado un niño, es al mismo tiempo: físicamente inmaduro y hasta “moralmente deficiente”. Y, todo ello, a pesar de que aquellas teorías “precipitadas, carentes de una metodología experimental y empírica, adecuada y suficiente” han quedado hoy día obsoletas, pues ha sido totalmente sobrepasadas por monumentales investigaciones de nuestra época.

Felizmente, la aparición de muchas Instituciones preocupadas de esta problemática y el trabajo entusiasta y con estricto rigor científico de tantos relevantes investigadores en el mundo entero; ha permitido llegar a una delimitación correcta, acerca de “qué es y cómo es un superdotado”.

Obras monumentales de Terman, como “MENTAL AND PHISICAL TRAITS OF A THOUSAND GIFTED CHILDREN (1925)”; “THE GIFTED CHILD GROW UP (1959)”; “THE DISCOVERY AND ENCOURAGEMENT OF EXCEPTIONAL TALENT (1954)”; demuestran que el superdotado “es superior a otros: física, social, emocional y moralmente”. Sin embargo, por la evolución natural de las ideas y con las nuevas investigaciones, especialmente en fisiología cerebral, los descubrimientos de Terman han sido perfeccionados. Puesto que Terman utilizó únicamente la medición del C.I. para determinar la sobredotación, el término SUPERDOTADO vino a ser sinónimo de un alto C.I. (así, entonces, muchos siguen pensando que “un niño superdotado es lo mismo que decir, un niño con un alto coeficiente de inteligencia”).

En 1950, J.P. Guilford estableció que, puesto que la mayoría de los test de inteligencia-para determinar el C.I.- se basaban en la capacidad convergente del individuo; el considerar el C.I. como base esencial para calificar de superdotado a un individuo, significaba entonces “no detectar a los realmente superdotados” puesto que una característica fundamental de éstos, es su capacidad creadora la cual surge de la capacidad divergente y no de la convergente.

Investigadores contemporáneos, entre muchos otros Paul Torrance J.W, Getzels, plantean un nuevo ángulo de la cuestión- sin duda el más trascendente puesto que es humanista. Sostienen ellos: Ya que la sobredotación consiste en un desarrollo superior general, ¿por qué se sobrestima el C.I. y no se considera esencialmente aquellas cualidades consideradas “morales, virtudes”, en todas las épocas?.
Nos estamos refiriendo: al amor al prójimo, a la tolerancia, a la compasión, a estar al servicio de los demás, por ejemplo. Estos son- indudablemente- talentos, cualidades, que están muy enfatizadas en el superdotado y que es necesario desarrollar en el hombre común.

En 1979, como conferenciante en el Tercer Congreso Mundial para Superdotados y talentosos celebrado en Jerusalem, también tuve ocasión de entregar una definición actualizada “más justa, correcta e integral” acerca de la personalidad natural del niño superdotado. Dije, en síntesis:

“El superdotado es un individuo superiormente dotado en forma integral, es decir, en sus planos afectivo, social, psicobiológico e intelectual. Posee un superior desarrollo de los sentimientos y de la sensibilidad (social, estética y ecológica); una capacidad creadora pura o positiva; y una correcta escala de valores, con énfasis en su desarrollo ético. NO ES ANORMAL SINO “SOBRENORMAL”. De paso- en cuanto a la delimitación del concepto de superdotado, a la orientación de estos futuros líderes integrales, y, al comportamiento común de la especie humana-formulé un llamado en orden a “sustraernos al estado de confusión generalizada y a la inversión o degradación de las escalas de valores que caracteriza a la época presente”. Además propuse nuevas metas de perfección, para el niño y el joven de hoy y para las generaciones futuras y para ello, expresé, sería necesario y eficaz “sustituir muchos conceptos-metas actuales, de la filosofía, de las Ciencias y de la Educación”. Propuse, por ejemplo, sustituir el concepto-meta “inteligencia” por un nuevo concepto “SUPRAXIA”.

Esta idea, que ha despertado interés universalmente, la entregaré desarrollada más adelante en el presente artículo. Retornando ahora a: ¿Cómo es la natural personalidad del superdotado?, entregaremos en detalle sus características más destacadas, con el ánimo de que ayuden a reconocer, a detectar y a comprender a estos niños que se encuentran, en todos los niveles socio-culturales- ignorados, mimetizados y sumergidos en el sistema común de educación.

Características primordiales y muy acentuadas en la personalidad del superdotado, son:

“Capacidad creadora pura o positiva- altruismo y bondad- valentía y decisión- gran sentido de protección y defensa del más débil- honradez- sinceridad y franqueza- independencia de juicio y pensamiento- natural aptitud de líder integral, es decir es dominante y al mismo tiempo tolerante, comprensivo y justo- tenacidad y entereza para enfrentar situaciones conflictivas- estabilidad emocional- idealismo con natural rechazo al materialismo- sentido del humor- sentido del peligro- profundidad del pensamiento- reacción muy positiva al estímulo y negativa a la imposición- ritmo vital acelerado- visionario, de alta imaginación- sentido común, mucha lógica- con confianza en sí mismo (gran autoconfianza)- versatilidad (capacidad múltiple)- rapidez de comprensión e ingenio- positiva actitud y confianza en los demás- serenidad y armonía de carácter- tendencia a ser amistoso- inteligencia pura exenta de astucia- curiosidad y deseo de conocer- originalidad e inventiva- intuición- desenvoltura y desplante- gusto por triunfar y destacarse- gusto por estímulos y logros de índole moral e inmaterial”.

Entre hombres y mujeres existe igual proporción de casos de sobredotación. En mayor porcentaje se presentan estos casos, en niños cuyos padres trabajan en forma independiente. Necesitan oportunidades educativas especiales, aprender por propias experiencias, naturalmente, sin métodos impositivos en un ambiente de comprensión y libertad. Es necesario erradicar, para ellos, el “enciclopedismo” y desarrollarlos integralmente en función de “síntesis de verdades trascendentes”, evitándoles la acumulación de conocimientos o datos inútiles, de poca relevancia.

Por su gran imaginación- en realidad son visionarios- son soñadores al extremo de parecer distraídos en muchas ocasiones. Desde temprana edad tienden a crear compañeros imaginarios en sus juegos. Su gran curiosidad los impulsa en todo momento a buscar el origen, las causas y los efectos en cada experiencia. Por su ritmo vital acelerado y su facilidad de captación, tienden a aburrirse con el ritmo- lento para ellos- de la clase común y pueden aparecer como “desordenados o conflictivos”.

Necesitan vitalmente, aunque no siempre lo expresen, del reconocimiento de sus dotes y potencialidades superiores. Existe el mito generalizado de que no es conveniente que un niño esté consciente de su sobredotación. La experiencia nos indica, a la inversa, que muchos de los conflictos de personalidad de niños, y aún de adultos superdotados, desaparecen rápidamente cuando quienes los rodean reconocen abierta, leal y generosamente su condición de tal.

Aunque anímica y emocionalmente son más fuertes y equilibrados y resisten mejor las adversidades, son muy sensibles al resentir las bajezas humanas. Rechazan abiertamente defectos tales como el egoísmo, la insidia, la crueldad, la injusticia, la deslealtad, la mentira. Aunque no les afecte directamente, no aceptan y luchan contra la maldad.

CON MIRAS A UN DESARROLLO INTEGRAL SUPERIOR

Hay términos, conceptos, a los cuales- dada su importancia- el hombre ha conferido el rango de objetivos permanentes, de “conceptos-metas” para las generaciones pasadas y presentes. Uno de ellos, que debería tener relación más estrecha y directa con el avance integral y real del hombre, ha concitado desde hace años mi preocupación, por cuanto- a la luz de las desquiciadas relaciones de los hombres entre sí y con su propio planeta, al que han puesto “al borde del abismo”- ha demostrado resultar IMPOTENTE para el desarrollo de un hombre “mejor”, en el amplio sentido de la palabra, y para el advenimiento de sociedades humanas más equilibradas, más armónicas y más justas.

Me estoy refiriendo al concepto-meta “inteligencia”, el cual, especialmente en la presente época de la tecnología, seduce tanto a la actual generación al punto de otorgarle un rango preeminente entre los componentes superiores de la escala valórica. Por variadas causas, el término “inteligencia” ha llegado a confundirse- más aún- a identificarse hoy en día, con: Habilidad, talento o capacidad específica, capacidad convergente o de adaptabilidad, y hasta- lamentablemente- con SAGACIDAD, ASTUCIA.

En esta época, caracterizada por un estado de confusión peligrosamente generalizada y por escalas valóricas “invertidas y degradadas”, con sintomática frecuencia se califica como “inteligentes” a muchos hombres que- con su ejemplo distorsionador, con su acción directa o indirecta, con su influencia, con su creatividad, o con su poder- han provocado o actualmente provocan EFECTOS que, más pronto o más tarde en el decurso del tiempo, se traducirán en ERRORES Y PERJUICIOS y no en BENEFICIOS REALES Y TRASCENDENTES para sus semejantes, para la humanidad. Por la evolución lógica y superior del pensamiento; por la tergiversación o manipulación del término “inteligencia”; por la ya impostergable necesidad de desarrollar más perfectiva, integral y superiormente al hombre; se ha hecho imperativo y urgente el reemplazar el término “inteligencia” por el concepto “SUPRAXIA”. SUPRAXIA=

Substituyendo el concepto-meta “inteligencia”, representa una integridad, una resultante, una síntesis de:

a) Un superior desarrollo de los SENTIMIENTOS y de la SENSIBILIDAD (social, estética y ecológica); más , b) Una CAPACIDAD CREADORA PURA O POSITIVA; más, c) Una muy pura escala de valores con énfasis en DESARROLLO ÉTICO. Todo ello, integrado y armónico, viene a ser SUPRAXIA. Representa una perfección más exigente y difícil de alcanzar, pero que se debe y puede esperar de los hombres en este “momento de su evolución”. Apenas unos instantes de reflexión profunda nos bastarán para advertir que- al imponerse este nuevo objetivo que substituye el concepto-meta “inteligencia”- es mucho más factible esperar un mundo en el cual predomine: la Verdad, la Bondad, la Belleza y la Creatividad. Como corresponde, por lo demás, a una natural evolución del Hombre y “a la organización evolucionada del Futuro” de las sociedades humanas.

En la naturaleza del niño y del adulto superdotado, está muy enfatizado este desarrollo superior- por lo cual- en la ecoxnación del párvulo superdotado no se puede ni debe pretender o esperar el desarrollo de “la inteligencia común”, sino de SUPRAXIA.

URGENTE NECESIDAD DE LOS “JARDINES ESCOLARES PARA PÁRVULOS SUPERDOTADOS”

Nos parece que a estas alturas de la presente exposición ya se advertirá claramente que el niño superdotado necesita de oportunidades educativas especiales, fundamentalmente diferentes a las que proporciona el sistema común de educación. Por ello es que, entre los investigadores en esta materia en el mundo entero, existe hoy día total coincidencia en el sentido de que “el niño superdotado no puede ni debe estudiar en los colegios comunes de enseñanza, ya sean éstos estatales o privados”.

Ellos han constatado que el estudiante superdotado- en los colegios de educación común- además de no ser detectado, comprendido ni interpretado (o tal vez por ello mismo), normalmente, se comporta como: “desordenado o conflictivo”; o como “perezoso e infrarrendidor”; o, simple y lamentablemente, “deserta tempranamente” del sistema educacional.

Han comprobado además – permanentemente- que el superdotado no se adapta al sistema común de educación y que si algunos, por excepción, se llegan a adaptar; ello es a costa de mimetizarse con el estudiante común- es decir- con el “costo de retrogradar sus especiales capacidades, dotes y virtudes”. Esto es, DEJANDO DE SER SUPERDOTADO. Comprendo que esta aseveración pueda parecer bastante drástica, para quienes no han tenido la oportunidad de investigar esta problemática, por cual señalaremos- aunque sea en líneas generales- algunas de las causas que provocan el fracaso del sistema común de educación, en la atención de niños y jóvenes superdotados:

-El ritmo de la clase común (que resulta excesivamente lento frente al “ritmo vital acelerado” que caracteriza al superdotado. Esto se traduce para él, en frustración, aburrimiento- y por consiguiente- en desorden e infrarrendimiento).

-El hecho de que los sistemas comunes de educación se caractericen por ser “impositivos, coercitivos, punitivos y enciclopedistas”, provoca un fuerte rechazo al superdotado, por su naturaleza tan libertaria, dominante y creativa. Recordemos que el superdotado “obedece al estímulo y no a la presión” y que su natural y superior capacidad creadora le impulsa a formarse “en función de síntesis de verdades trascendentes”, rechazando-por consiguiente- el enciclopedismo.

-La falta de sentido futurista de los colegios de educación común, que se comprueba- entre otros aspectos- por la ausencia de tempranas experiencias avanzadas (o científicamente más complejas) para sus alumnos; todo los cual no se aviene con la acelerada madurez y con la naturaleza audaz y visionario de los niños superdotados. -Los reglamentos de Evaluación, Calificaciones y Promoción vigentes en el sistema de educación común- en los cuales se evalúa, básicamente, conocimientos y no valores superiores”; que emplea la calificación como “sanción”; y, que promueven al estudiante en razón de sus edad cronológica y no en función de “su edad mental y madurez y capacidades reales”- al no considerar en absoluto en la legislación a los niños superdotados, cierran toda posibilidad y niegan toda solución para ellos. Desperdiciándose además para el Bien Común la “mejor reserva de valores anímicos, morales y creativos” constituida por estos valiosos niños, llamados a ser- de manera natural- los futuros líderes que la Humanidad tanto necesita y de los cuales, hoy, tanto carece. Los Institutos Especializados para niños y jóvenes superdotados son de evidente y urgente necesidad en nuestros países, como lo han comprendido-y demostrado con su ejemplo- las naciones educacionalmente más adelantadas.

Con la presente exposición, nosotros aspiramos a que también se forme conciencia en torno a la necesidad de atención especial para el niño superdotado “aún más tempranamente”, en la edad parvularia. Nos estamos refiriendo a la necesidad de la creación de los “Jardines Escolares para Párvulos Superdotados”.

Hay demasiadas razones, con base científicamente probada, para resolverse a hacerlo. Las investigaciones en fisiología cerebral y en educación de superdotados, por ejemplo, nos demuestran que el período más valioso y decisivo- para el desarrollo integral superior del niño y para la absorción de información- va desde su nacimiento hasta los 3 ½ años de edad.

- Nos demuestran también que dependerá de la cantidad, de la calidad y de la oportunidad de los estímulos externos que reciba el niño- fundamentalmente en esta etapa- el nivel que sus capacidades y cualidades alcanzará. Y que, hay importantes conexiones de las células nerviosas cerebrales las cuales- al no ser establecidas en estos primeros años de vida- serán después imperfectas o no podrán ser jamás establecidas. Produciéndose así, pérdidas- muchas veces definitivas- de capacidades potenciales enormes del cerebro humano. La ecoxnación del superdotado necesita iniciarse muy tempranamente y para ello es imprescindible contar con jardines Escolares para Párvulos Superdotados.

En ellos, los Especialistas en Ecoxnación tendrán la oportunidad maravillosa de entregar el más adecuado y superior “imprinting” a estas mentes superiores. Además, podrán orientar- en el momento más oportuno- a los padres y familiares, para que estén en condiciones de comprender, interpretar y de atender atinada y convenientemente, al hijo o hija superdotada. La trascendencia de la decisión de crear Jardines Escolares para Párvulos Superdotados va aún mucho más lejos que la importancia de atender a estos valiosos niños; significará además la transferencia de metodología avanzada, de investigaciones y descubrimientos, a la educación parvularia común. Representa, por sobre todo, la irradiación que provocará ampliamente sobre el sistema nacional de educación, para el beneficio de todos los estudiantes. Yo espero que la presente exposición tenga la misma excelente respuesta que han tenido otros aportes nuestros en apoyo de los niños superdotados; de parte de las autoridades de Gobierno y educacionales de las naciones iberoamericanas y, en especial, de los Directivos de las entidades directamente responsables de la atención educativa de los párvulos, en cada nación.

Desde hace años hemos estado manteniendo contacto permanente con los Ministerios de Educación de los países de habla hispana, enviando informes y artículos, y visitando las naciones y sosteniendo entrevistas al más alto nivel.

Esta tesonera, esforzada y altruista labor ha recibido una respuesta tan noble, como que hemos sido recibidos con deferencia y gran interés, por Mandatarios y Ministros de Educación de los países iberoamericanos.

Al finalizar mi exposición considero importante destacar la reacción que ha demostrado España en estas materias, pues ha sido la primera- entre nuestras naciones- en adoptar oficialmente medidas educacionales a favor de los niños superdotados.

Voy a citar textualmente la Introducción del programa Oficial del PRIMER SEMINARIO DE EDUCACIÓN DE SUPERDOTADOS EN ESPAÑA celebrado en Madrid en mayo de 1981, en el cual tuve la oportunidad de participar activamente- gentilmente invitado- dictado la Conferencia Inaugural.

Este Programa Oficial, en su Introducción dice:

“El Ministerio de Educación y Ciencia, a través de la Dirección General de Educación Básica y del Instituto Nacional de Educación Especial, ha programado este Primer Seminario Internacional sobre la Educación de Superdotados por considerar este tema como altamente estratégico e íntimamente ligado a la evolución y desarrollo del futuro inmediato de cada país. Este Seminario se enmarcará en el proyecto de Investigación del Ministerio de Educación y Ciencia, sobre la situación del superdotado en nuestro sistema escolar, análisis de sus características diferenciales y sus implicaciones en la dinámica escolar. La última sesión del Seminario se dedicará al análisis del diseño de investigación, que se iniciará el próximo curso escolar en diversas provincias de España.

El Ministerio de Educación y Ciencia es consciente que con este Seminario se abre una nueva vía a la educación, que beneficiará al alumno superdotado, a la organización escolar y a la sociedad española en último término”.

En las siguientes palabras y que pertenecen al Excmo. Señor Ministro de Educación y Ciencia de España, Dn. Juan Antonio Ortega; considero que sintetiza mejor que en las mías, la trascendencia que representa para todas nuestras naciones, la creación y puesta en marcha de la educación Especial para párvulos, niños y jóvenes superdotados. He aquí algunos de los párrafos textuales de sus palabras inaugurales de este importantísimo Seminario Internacional:

“Pocas veces se plantean para cualquier Ministro de Educación problemas que aparentemente no son tan urgentes, pero que tienen sin duda una gran importancia en la medida de que presentan un intento de personalizar el Sistema Educativo, de aproximar el sistema educativo a las necesidades individuales”.

“Nosotros en el Ministerio de Educación hemos querido dar un paso, primero de debate, de intercambio de conocimientos, sobre este tema de los superdotados. Y hemos apoyado decididamente la iniciativa que ha tenido la Dirección General de Educación Básica y el Instituto Nacional de Educación Especial, de tratar este tema. Y hemos querido que se haga mediante intercambio de conocimientos con aquellos expertos de otros países que vienen ya trabajando desde hace tiempo en estas materias”. “Pienso, que en el campo éste concreto de los superdotados, hay que hacer un esfuerzo de profundización, en primer lugar, por el respeto al niño y a sus posibilidades, por la necesidad que el Sistema Educativo responda a las necesidades de cada alumno y los acerque lo más posible a su perfil intransferible de individualidad. Pero también, porque de no hacerse así, corremos el riesgo de que estos niños y estos adolescentes y jóvenes superdotados se encuentren, primero inadaptados en el ámbito escolar, en el sistema educativo y, finalmente resulten también inadaptados en el sistema social, lo que es más grave. Y por último, tercera razón- desde luego no la menos importante- porque si sabemos y acertamos a seguir un camino útil en esta materia de los problemas de los superdotados, creo que podremos reconducir todo un caudal de potencialidades a nuestra sociedad. Y creo que éste es un Objetivo que debemos tomar muy en serio”. “Desde una perspectiva de una filosofía social humanista, yo pienso que, tareas como las que se van a iniciar en este Seminario- tareas que se refieren al Hombre- son tareas importantes. Y hay que tener en cuenta que en el caso concreto de los superdotados- y es aplicable a todos el bien conocido dicho de Ortega y Gasset de que: “El hombre es él y su circunstancia”- en el caso de los superdotados, nosotros somos posiblemente “la circunstancia de los superdotados”. Y si esta circunstancia les es favorable, pienso que les vamos a hacer un beneficio y que nos vamos a hacer entre todos un beneficio”.

Después de estas sabias e inspiradas palabras de Dn. Juan Antonio Ortega, Ministro de Educación y Ciencia de España- esa gran nación, cuna de nuestra Cultura y de nuestros Valores- muy poco queda por agregar. Tan sólo anhelar que esta exposición mía motive hondamente a quienes la escuchen o lean y que sea considerada como: -Una invitación abierta y directa a la participación y a la acción. -Como un desafío para revisar valientemente los prejuicios ancestrales en torno a la sobredotación. -Como un compromiso serio con nosotros mismos, que nos obligue a revisar nuestras propias pautas valorativas. Como una aventura superior del espíritu que apunta al bienestar de la Humanidad...

¡ESPERAMOS VUESTRA REACCIÓN!

Prof. Mario Julio Gambra Octubre de 1982

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Hasta que punto no estamos metiendo al ninño superdotado en el esquema utilitario de la sociedad?

Parece como si el niño tuviera que dar un plus por sus dones, que debe someterse a un proceso de cultivo que le peromita pagar la guota de sufrimiento que los otros tienen que pagar para despues de algun modo ser mas "productivo".